packaging / empaque

Seduce a tus clientes con el packaging de tus alimentos

Los hábitos de consumo de alimentos cambian constantemente, y una empresa alimentaria debe, y tiene, que cambiar con ellos para no quedarse atrás.

Hace unos días comentaba con un cliente estos mismos cambios de los que nos habíamos percatado los dos, y días después he mantenido la misma conversación con otro cliente.

No creo que sea casualidad, sin lugar a dudas es un cambio en los hábitos de consumo.

La «era de la lucha de precios» está muriendo lentamente, el consumidor ahora es más consciente y racional de lo que compra.

Un consumidor más exigente con los alimentos que come, un consumidor que tiene en cuenta los valores del alimento.

Con un consumo de proximidad y compras más pequeñas, con un consumo más consciente, que tiene en cuenta los valores de la empresa a la hora de consumir.

El cliente que cuida lo que come, en definitiva, un cliente que valora el producto.

Y estos cambios están pasando ahora mismo en los supermercados e hipermercados, en la tienda de barrio y en las tiendas especializadas.

Apela a las emociones y la empatía con tu empaque

Que mejor manera que llamar la atención de tu cliente mediante sus emociones y su empatía.

Pues sí, puedes conseguir que tu packaging sea más cercano para tu consumidor, sigue estos consejos:

Con una identidad de marca propia
Puedes diferenciarte de la competencia, puedes posicionarte en el mercado, puedes conseguir que seas un referente para tu cliente y que te recuerde a largo plazo.

No copies, tu empresa o negocio es única, con sus propios valores, sus propios procesos y su propia materia prima, que la diferencia de las demás.
Con unos objetivos
Claros y definidos, como dice Noe Gil hay que tener un plan. Y uno de esos objetivos es definir y hablar a tu cliente ideal, solo a ese cliente así tu packaging será el doble de efectivo.

No debes olvidar nunca que tu producto va dirigido a él, y el diseño también.
Con storytelling

Enamorarlos con palabras, puedes contar la historia de tu marca, tus valores, puedes conseguir más cercanía y empatía por parte del consumidor, hablarle a él o a ella directamente.

También puedes comunicar todo lo que tu marca es, todo lo que quieres que tu cliente debe saber sobre tu producto, hablar con él e incluso contar la historia de tu negocio.

Con diseño

Todo ello expresado en un estilo visual. Porque todo diseño tiene un porqué, solo hay que buscarlo y plasmarlo en el packaging de tu alimento.

Por lo tanto diseño sin todo lo anterior no es diseño es puramente ornamentación, y no es eso lo que buscas para tu packaging, lo que buscas es vender más, acercarte a tu cliente, ser memorable para él.

Este sector tan hipersaturado no es fácil, pero se pueden conseguir imágenes seductoras.

Añade valor diferencial a tu producto

¿Pero qué es?

Valor diferencial es aquel atributo o conjunto de atributos que forma parte de un producto y que lo hace claramente distinto a sus competidores.

Teniendo esto en cuenta, hazte las preguntas que te darán la clave para diferenciar tu producto de el de la competencia:

¿En qué es diferente mi producto de el de mis competidores?
Se sincero contigo mismo, siempre hay algo diferente algo único, solo tienes que descubrirlo.

Y ahora viene la madre de todas las madres, y es ¿ese valor diferencial con el que atraer y fidelizar a tus clientes, está expresado en tu imagen de marca?

Si no lo comunicas, si no se lo dices y se lo enseñas mascado a tus consumidores no lo van a ver.

Pero, no vale eso de hacer ambigüedades, no se admiten pequeños guiños, hay que comunicarlo y hacerlo bien.

¿Por qué?
Precisamente porque tu producto en el lineal está al lado (no, pegado), al de tu competencia.

Entonces ¿cuál crees que escogerá el consumidor?

Sobre todo tienes que darle un motivo para escogerte a ti. Así de simple.

Evita los 5 errores que impiden a tu producto alimentario comunicar su calidad al consumidor

¿Cómo es posible que la imagen de tu marca no refleje la calidad de tu producto?

Te diré que está intrínsecamente relacionado una cosa con la otra, ya que la imagen de tu marca es la que da a tu producto la autoridad que tiene.

Por lo tanto quiero darte unas pautas para que evites en tu imagen de marca y así conseguir que tu producto alimenticio refleje esa calidad que tiene.

No va dirigido a tu público objetivo
Te he comentado ya muchas veces que es muy importante dirigirse a tu público porque así llegarás a él con el mensaje correcto.
El mensaje de la marca no es coherente
Y es que con el paso del tiempo la imagen de marca se puede ir distorsionando.

Ya sea por que la utilizan muchas personas o porque se han ido añadiendo productos y estos precisaban diseños nuevos que no han seguido las directrices de un buen manual de normas.
Cada producto tiene un diseño diferente
Con ello lo que conseguimos aparte de confundir a nuestro consumidor es no tener una imagen conexa y lo que queremos lograr es que el consumidor perciba una reputación afín.
Complicar el diseño
No por tener más elementos se va a entender mejor nuestro mensaje, no al contrario, este mensaje se distorsionará y se enmarañará porque hay demasiada información.
La imagen de mi marca no trasmite lo que vendo
Debemos tener una imagen y un producto que estén en sintonía uno y otro.
Cinco consejos que a veces se pasan por alto, sobre todo si la empresa es una empresa con cierta edad y el negocio ha ido cambiando con el tiempo.

De ahí que marcas con tantos años de experiencia realicen rediseños o actualizaciones de su imagen de marca.

Es por ello que ahora es el momento de hacer una reflexión, piensa… ¿Mi packaging cuenta mi historia?, ¿mi packaging consigue atraer a ese cliente ideal?, ¿mi packaging es recordable?…

Tú solo te habrás dado las respuestas a las preguntas. Si es que NO, un NO fulgurante, ACTÚA YA.

Y para que actúes de inmediato lo mejor es que hagas click aquí: te llevará a mi librería de recursos, en donde puedes descargarte varios ejercícios (workbook, test…) para descubrir si en verdad necesitas cambiar el diseño de tu packaging o de tu imagen de marca.

O puedes empezar por una checklist rápida «¿Tu imagen de marca está bien definida?».

"Toda obra de arte debe ser seductora y si por ser demasiado original se pierde la cualidad de la seducción, ya no hay obra de arte".
Antoni Gaudí
Arquitecto