Cómo desarrollar una estrategia de rebranding efectiva: consejos de expertos y casos de éxito

En el dinámico mundo empresarial, las marcas a menudo se enfrentan a la necesidad de evolucionar y adaptarse para mantener relevantes y en la mente del consumidor. En esos momentos, entra en juego la estrategia de rebranding o rediseño de marca, una herramienta super poderosa para revitalizar la identidad de marca de tu negocio.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Puedes tener varias razones para realizar un rebranding en tu negocio alimentario. La más común que la imagen está desfasada en el tiempo, pero puede tratarse de temas tan diversos como que tu empresa ha comprado otra empresa y se fusionan, o querer atraer a otro target diferente, o incluso que la empresa ha cambiado internamente y eso hay que mostrarlo externamente.

Sea como fuere, un rediseño de imagen de marca es una estrategia muy potente en sí misma para volver a reconectar con tu cliente ideal. En este artículo, exploraremos cómo desarrollar una estrategia de rebranding efectiva, brindando consejos de expertos y destacando casos de éxito que inspirarán el viaje de transformación de tu negocio de alimentos.

1.

Diagnóstico profundo de la situación actual

Antes de emprender un rebranding, es esencial realizar un diagnóstico profundo de la situación actual de la marca, y no solo estoy hablando de los colores o la tipografía, sino de la parte estratégica.

Analizar tu cliente ideal, tu consumidor, evalúa a la competencia y comprende los nuevos desafíos actuales a los que se enfrenta tu marca, un ejemplo de ello son los entornos digitales. Veo muchas veces que logotipos de los años 80, 90 y hasta del 2000 están sumamente desactualizados y es que han pasado más de 20 años (¡¡para una imagen de marca de los 80 han pasado 40 años!! ¡¡WOW!!).

Imagínate como se adaptan estos logos con degradados, colores estridente, muchos con dibujos en vez de iconos… a los formatos digitales… si, en muchos casos, no tiene adaptabilidad.

Gracias a este análisis conseguiremos la información necesaria para establecer las nuevas bases para la nueva estrategia de rebranding, observando puntos débiles, fortalezas y distinción de la competencia.

2.

Establecimiento de objetivos claros

Definir objetivos claros y específicos para el rebranding es fundamental para saber dónde queremos llevar este rediseño de la marca. Pregúntate a ti mismo qué aspectos de la marca deseas mejorar, cambiar o reinterpretar.

Pueden ser objetivos relacionados con la imagen de la marca, la expansión en el mercado, la atracción de nuevos segmentos de cliente, … una estrategia de empresa, una estrategia de ventas que se refleja en el nuevo diseño de la marca, porque todo debe estar conectado entre sí para que tenga coherencia.

Diagnosticar la marca y crear unas metas concretas con una nueva estrategia de diseño guiará el proceso de rebranding a buen puerto para tu empresa alimentaria.

3.

Comprensión profunda del público objetivo

Conocer a tu audiencia a fondo es fundamental no solo para la venta sino para la estrategia de diseño de la marca vinculada a ella.

Realizar investigaciones de mercado para comprender las necesidades, preferencias y expectativas de tus clientes actuales y potenciales, al igual que hacer hincapié en sus hábitos de consumo, son hoy día imperativos para poder dirigirte a tu cliente ideal.

Una estrategia de rebranding exitosa se alinea con el público objetivo al que quieres dirigirte, creando así una conexión más fuerte y más auténtica con él, para conseguir su atención y a largo plazo su fidelidad.

4.

Colaboración con expertos en branding

Considera la posibilidad de trabajar con expertos de branding o agencias especializadas. En el mundo del diseño gráfico no solo hay diseñadores ejecutores, también hay asesores especializados o consultorías de marca que pueden ayudar a tu empresa de alimentos a buscar y encontrar la mejor estrategia para tu negocio.

Profesionales con experiencia en rebranding que pueden ofrecerte perspectivas valiosas, aportar creatividad y garantizar una ejecución más efectiva de la nueva estrategia.

El conocimiento de profesionales puede marcas la diferencia en el éxito del proyecto.

Mi cometido al realizar un rebranding para un cliente es buscar esa estrategia conjuntamente con mi cliente y después aplicarla a todo el universo de la marca.

5.

Desarrollo de una nueva identidad visual

El aspecto visual de la marca es fundamental en la nueva estrategia de rediseño, pero como has visto hasta ahora solo hemos hablado de estrategia de negocio, es ahora después de analizar bien este parte cuando nos podemos poner mano a la obra con la parte visual.

Desde el diseño del logo hasta los colores, la tipografía y el icono, cada detalle cuenta y debe estar relacionado, vinculado y justificado con la nueva estrategia de marca que quieres realizar en tu negocio.

Asegúrate de que la nueva identidad visual refleje los nuevos valores (si estos han cambiado) y la nueva dirección estratégica de la marca.

La coherencia es clave y fundamental para una transición suave y efectiva.

6.

Comunicación transparente con stakeholders

Mantener una comunicación transparente y abierta con todos los stakeholders, incluidos empleados, cliente y socios comerciales, asegura la veracidad del nuevo posicionamiento, si no también una buena relación con los clientes y socios y a la vez crea una sensación de pertenencia en todos ellos para conseguir su fidelidad a la marca.

Explicar claramente las razones detrás del rebranding, te ayuda a ser transparente y generar confianza en tus consumidores, socios y empleados.

La comprensión y el apoyo interno son cruciales durante este proceso para conseguir que todos vayan en la misma dirección.

7.

Implementación gradual

La implementación del nuevo branding de tu empresa de alimentos no tiene que ser instantánea. Puede ser gradual, ir añadiendo líneas de productos si tiene una cartera muy amplia, por ejemplo.

Especialmente si estás preocupado por la posible confusión entre los consumidores, comunicar a través de tu sitio web, tu blog o redes sociales estos cambios y avisando a tus consumidores, te estás adelantando a que el cliente sepa qué está pasando con tu marca y la reconozca igualmente con el cambio.

Puedes considerar implementar los cambios en fases, comenzando con elementos claves en el sitio web, y seguido en el material digital e impreso, para después ir aplicándolo en otros canales y posteriormente en el packaging de tus productos.

8.

Seguimiento y evaluación continua

¿Qué pasa después del rebranding? Una vez implementado el rebranding en el universo de la marca, hay que realizar un seguimiento y evaluación continuos. Analizar métricas clave, como la percepción de marca, la retención del cliente y las métricas de ventas, para en caso necesario ajustar la estrategia según sea necesario y así optimizar los resultados.

Casos de éxito que inspiran:

El pozo (rebranding, 2023) La marca española ha fusionado su imagen de marca de 1954 con la actual para crear una imagen más seductora, aspiracional y sofisticada.

A lo largo de los años las marcas pierden su esencia y volver al origen a la tradición y el saber hacer suele ser uno de los factores de rebranding más utilizados. Los consumidores confían más en marcas más antiguas con renombre.

Buitoni (rebranding 2023), la marca de Nestlé reenfocar su estrategia debido a un caso de intoxicación alimentaria en 2023, un evento muy desafortunado y triste que perjudicó a la marca.

Una marca puede realizar un rebranding para olvidarse de ciertos sucesos que pusieron en peligro la marca frente a los consumidores con el desprestigio que generó.

Fanta (rebranding, 2008) Esta mítica marca de la casa Coca-Cola, ha retocado su logotipo en 8 ocasiones y aunque las primeras se buscaban formas suaves, en la modificación de 2008 se decidió limpiar el logotipo, se consiguió una mejor legibilidad.

La compañía rediseñó la marca para centrarse en un público más joven y adolescente, ya que su exterior target ya había entrado en la trentena.

Conclusión: El poder transformador del rebranding

Una estrategia de rebranding bien ejecutada tiene el poder de trasformar una marca, revitalizar su esencia en el mercado y fortalecer su conexión con los consumidores.

Al abordar cada fase con cuidado y consideración, y aprendiendo de casos de éxito, puedes desarrollar una estrategia de rebranding efectiva que impulse el éxito a largo plazo la marca de tu negocio de alimentación.

Recuerda que el rebranding es una oportunidad para renovar y mejorar, y con la planificación adecuada, puedes escribir un nuevo capítulo emocionante en la historia de tu empresa.
"La mayoría de las veces, la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas".
Steve Jobs
Empresario, diseñador industrial