Sin categoría

Definir el target para diseñar o rediseñar la imagen de marca de una empresa

Cómo ya te he comentado alguna vez, todo el mundo no es tu cliente, y no puede serlo, porque tu mensaje de marca tiene que ir dirigido a tu target para que sea efectivo.

No puedes poner colores pastel rosa o azul y no parecer un juguete de bebé o un pastel.

¿Qué es el target?

Si no estás relacionado con el término “target” aclararte que en marketing y publicidad es en realidad el “destinatario” o “público objetivo” al que se pretende llegar con el producto.

Es la persona a la que le interesa nuestro producto, es el consumidor final que va a comprar nuestro producto y es por ello que vamos a enfocar nuestra comunicación hacía él.

Por eso mismo hay que definir bien tu “cliente ideal” para que esta comunicación sea efectiva.

¿Porqué definir a tu cliente ideal?

La imagen de una marca es una promesa al consumidor, es la promesa de lo que va a encontrar al consumir tu producto.

Y esa promesa no puede ser falsa porque si lo es los clientes verán que no es verdad lo que prometes y no volverán a consumirla.

Por lo tanto debemos dar al cliente la verdad, debe ver en la nueva imagen esa promesa, pero triplicada que con un simple vistazo vea esos valores que tú has querido trasmitir a tu marca.

¿Qué quieres que perciba tu cliente con el cambio?

El mejor ejemplo que puedo darte ahora mismo son los productos BIO, tienen un mensaje detrás.

Los consumidores de productos bio son personas comprometidas con el medio ambiente y que cuidan su alimentación.

¿Cómo definir quién es tu público objetivo?

Pues es algo tan sencillo como analizar no solo al público al que nos queremos dirigir como también el público que consume tus productos.

El ejercicio parece más complicado de lo que es, de verdad, pero al final tú ya sabes las respuestas a las preguntas, lo único que nunca te has parado a analizarlas.

El género

Tu producto es masculino, femenino o no tiene género, pero sabes que lo compran más un género que otro ya sea por especificaciones del producto o por la tendencia alimentaria del momento.

Te voy a poner ejemplos:

  • Producto de proteínas: lo consumen sobre todo hombres muy deportistas.
  • Chía: es una cereal muy de moda entre los dietistas sobre todo entre mujeres.

Entonces teniendo esto encuentra ¿tu cliente como es hombre-mujer o realmente lo pueden comprar los dos.

Lugar de residencia

Debes tener en cuenta que las costumbres de cada lugar son diferentes por lo que esta variable toma importancia, porque no es lo mismo nacer en España o en Marruecos.

Si vendes carne y tu cliente es musulmán te tendrás que asegurar que cumple con la normativa Halal.

También un ejemplo rápido es por ejemplo el gazpacho en Andalucía se consume muchísimo, pero en el norte que no hace tanto calor, se consume menos.

Creo que poniéndote ejemplos extremos se entiende mejor lo que quiero decir.

Por edad

La edad es una de las variables más utilizadas porque los gustos a cada edad suelen cambiar y lo que te parecía importante para el consumo a una edad para otra te puede parece irrelevante.

Los rangos de edad más comunes son:

  • Bebés (pero hay que tener en cuenta que estos productos los compras los padres y mayoritariamente mujeres).
  • Preescolares (tiene algo de decisión por lo que podemos incluir una estética infantil, pero la nutrición corre a cuenta de los padres).
  •  Escolares de 6 a 11 (+/-) ya deciden a la hora de la compra, pero sigue siendo los padres quien toma las decisiones de su alimentación.
  •  Adolescentes (rango de edad muy específico, desenfadado, algo rebelde… ya tienen opinión propia).
  • Adultos (aquí es donde se generaliza el rango de edad, ya que aquí tomarán valor otros factores).
  • Ancianos + de 65 (este rango de edad se caracteriza porque cuida mucho su alimentación).
A que no es lo mismo si tu producto está dirigido a un adolescente que a un anciano… pues eso…
Por perfil sociocultural

No está demás saber el nivel educativo, y el nivel económico porque con esta variable la costumbre de consumo también varían.

Un ejemplo: un hombre de nivel educativo alto y poder económico alto es muy posible que compre en tiendas gourmet.

Porque su nivel de vida se lo permite y si embargo un hombre con nivel educativo bajo e ingresos económicos bajos lo más seguro que no pueda comprar en este tipo de tiendas gourmet.

Por lo que con esta variable lo que consigues también es el tipo de tienda y sus hábitos de consumo.

En conclusión, dependiendo de todas estas variantes tu cliente ideal y target al que tienes que dirigirte es uno concreto.

Pero lo más importante de todo este análisis no es solo tu cliente sino tu alimento porque él es la clave para tu cliente.

Ya que si tu alimento es por ejemplo bollería industrial en vez de artesana, su cliente no es un cliente gourmet sino un cliente de consumo rápido.

Y es por todo esto que yo como diseñadora y muchos colegas tenemos en cuenta el target al que va dirigido el producto a la hora de diseñar no solo envase sino también la imagen de marca de un negocio alimentario.

"Es algo complicado, es difícil diseñar productos centrándose en el público objetivo. Muchas veces, la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas".
Steve Jobs
Empresario tecnológico

Otro artículo de mi blog con este tema es: Como puedes mejorar la comunicación con tus clientes en una marca de alimentación. pincha para acceder a él.